PABLO HERRERA PRESIDENTE DE LA CÁMARA CHILENO CANADIENSE

“No hay una sensación ni una visión de que este es un país que se va por la borda”

Pablo Herrera, Presidente de la Cámara Chileno Canadiense
Dice que desde las elecciones de mayo todo se ha cumplido con ‘resguardo’, lo que apunta a que ‘estos procesos se van a conducir de buena manera’.

Los pasos de Gabriel Boric (Frente Amplio) y Sebastián Sichel (independiente) tras ganar sus primarias presidenciales, y los de Yasna Provoste (DC) tras oficializar su precandidatura, se han tomado el debate político y también económico.

Pablo Herrera, presidente de la Cámara Chileno Canadiense, cuenta que desde octubre de 2019 los inversionistas extranjeros han mirado ‘rigurosamente’ el país hasta llegar al estado actual. ‘Hasta este minuto, no hay una sensación ni una visión de que este es un país que se va por la borda, de que este es el minuto de irse’, dice.

Canadá es el tercer inversionista extranjero en Chile y destaca por su presencia en sectores clave como minería o energía.

Según Herrera, ‘hay una confianza y una validez de que Chile con su historia va a ser capaz de vivir este proceso, que no es ajeno al que están viviendo muchas economías y muchos países del mundo’.

– Que los ganadores de las primarias sean vistos como moderados en sus sectores, ¿es buena señal para los inversionistas extranjeros?

– Yo lo veo como una buena señal. Lo que más resguarda el inversionista extranjero es que las reglas del juego sean justas, parejas y permanentes en el tiempo, más allá de la persona o entes que lideren en el minuto. Todos nuestros procesos desde las últimas elecciones se han ido cumpliendo cabalmente bajo los criterios y leyes establecidas. Obviamente, han generado incertidumbres porque se ha movido el piso, nos ha sacado de una zona de confort, pero todo se ha cumplido con el resguardo y principios base que hacen creer que estos procesos se van a conducir de buena manera.

– ¿Cómo ven las primeras semanas de la convención constitucional?

– Obviamente, es un proceso nuevo, desconocido para ellos y para la ciudadanía. No es ajeno a errores, equivocaciones involuntarias y aprendizajes.

Lo que nos falta como sociedad es volver a construir esa epidermis de la confianza entre las partes, y esa confianza hay que entregársela a esta convención. Toda la gente que está ahí ha llegado por alguna razón, tiene su historia, tiene su camino, ni hablar la presidenta. Yo creo que (la convención) está en proceso de adaptación y que pronto vamos a empezar a ver la discusión que todos estamos esperando.

Confianza y TPP11

– ¿Hay aprendizajes de la elaboración de la Constitución de 1982 de Canadá que Chile pueda mirar?

– El gran mensaje vuelve al concepto de la confianza. No hay nada que supere el diálogo y el entendimiento entre las partes para lograr acuerdos positivos para todos.

– Al pensar en un Estado más inclusivo con los pueblos indígenas Canadá suele verse como referente. ¿Chile puede sacar lecciones?

– No soy especialista en la materia, pero obviamente no fue un proceso fácil. Fue duro, complejo, estás viendo lo que está sucediendo con los hallazgos de niños y niñas indígenas. Hay heridas y dolor, pero el país ha sabido dialogar y reconocer sus errores. Me impresiona la humildad, la sinceridad con que Canadá ha enfrentado esta situación, y eso es la confianza.

– En octubre planteó a DF que si la estabilidad institucional y económica se vieran alteradas ‘podría cuestionarse la viabilidad de estas inversiones en el largo plazo en Chile’. ¿Estos riesgos siguen latentes?

– Estamos en una situación expectante. Mucha de la inversión canadiense no es una inversión que uno apaga la luz, se da vuelta y se va. Este es un proceso evolutivo. Si estos principios de respeto a los tratados internacionales, certeza jurídica, Estado de derecho (entre otros) se ven afectados injustificadamente o de manera no vista en otras economías, que pueda afectar indiscriminadamente al inversionista extranjero, esas empresas van a tener que hacer sus procesos internos de evaluación y de continuidad o no en este país. Eso hoy en día puede suceder, pero no está en el radar inmediato. Por el contrario, se espera que esto vaya decantando en algo que reconozca lo que hay que solucionar, establezca un camino de transformación y mejora de manera realista y objetiva.

– Perú sorprendió al ratificar el TPP-11, sumándose a Canadá y a otros seis países. ¿En Chile es mejor seguir esperando para retomar este debate?

– Tenemos muchos temas en la mesa. El TPP-11 es algo que venimos discutiendo hace años y nuestra expectativa es que se firme. Es difícil establecer prioridades en el minuto, porque hay otras tan o más relevantes, pero en esto la comunidad internacional está a la espera de la decisión. No soy quién yo para establecer la capacidad de legislar y priorizar estas materias en el Congreso. El horizonte de plazo de una decisión respecto a esto y otras materias (…) van a requerir una fuerza y base económica donde los tratados de libre comercio, la inversión extranjera y el desarrollo de acuerdos -ya sean regionales o tipo TPP- 11-, van a ser relevantes para poder sustentar este nivel de gasto.

‘Hay una confianza y una validez de que Chile con su historia va a ser capaz de vivir este proceso, que no es ajeno al que están viviendo muchas economías y muchos países del mundo’.

‘Se espera que esto vaya decantando en algo que reconozca lo que hay que solucionar y mejorar de manera realista y objetiva’.